Avanyárima: "lo que no debe ser contado".
¿O sí?
Este es mi blog poético, en el que doy libertad creativa a mi mente en una orgía de ensoñación, catársis e imaginación a partes iguales.

Todos los AVANYARIMA son:

Licencia de Creative Commons Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 13 de agosto de 2011

Suspiro


Suspiro...
Porque no hay nada que en este momento pueda expresar mejor lo que siento. Suspiro. Y lo hago por ti.

Por ese calor que desprendes al abrazarme, por el olor dulce de tu cuello en mitad de la noche, por las caricias en la espalda que escalofrían la piel, por esa risa pícara que revoluciona mi estómago, por esos labios que me hunden en la miel.

Suspiro...
Pienso en esa sensación que tengo al estar a tu lado. Madura, profunda, real. Y sonrío.

Por tenerte ahí, frente a mí, al fin alcanzable, al fin abierto a mis caricias, a mis besos, a los latidos inquietos de mi corazón, a esos mimos que mis manos ansían darte, y que mi cara refleja sin poderlo disimular.

Suspiro...
Pues al fin te tengo, me tienes. Nos tenemos.


miércoles, 10 de agosto de 2011

Missi Missi missing you....

Echo de menos cuando te acariciaba detrás de las orejas, mientras me mirabas a los ojos y respirabas con paz.
Me gustaba oír cómo me llamabas nada más levantarme, acompanándome por la casa con paso firme y rápido, no fuese a zafarme de tus mimos.
Me gustaba cuando me recibías feliz al volver a casa, y cómo sonreías con la mirada, verdeamarilla, intensa...
Colándote entre mis pies, jugábamos a atrapar aquella pelota que no era otra cosa que el símbolo de una unión especial que durará eternamente, que muy pocos entienden y sólo algunos comparten. Pero me considero afortunada por haber compartido aquellos días especiales que guardaré en mi corazón junto a todo el cariño que, desinteresadamente, recibí tus  mofletes bigotudos.

A Balder y Byron.



miércoles, 22 de junio de 2011

Un mal día.

Angustia y temor se enroscan hoy en mi garganta como un nido de serpientes enfurecidas.
Hay veneno, y dolor.
¿Doy todo lo que puedo dar, o tengo aún más? ¿Qué quieres de mi? Te entrego mi sangre, mis horas de vida, mis sueños y mis pesadillas...¿Qué más quieres?

Todo lo que aprendo está ahí, en algún rincón de mis recuerdos...pero no puedo verlos. Una nube, gris e insegura nubla la imagen de libertad que me ofrecen unas líneas garabateadas. Y sin sabiduría no soy nadie. Sin el conocimiento que me exiges no sirvo. Soy sólo un número más en tu lista negra. No miras más allá de lo que ves escrito en un papel. No sabes mis porqués, mis llantos, mis dolores...ni tampoco mis alegrías, mis sueños, mis temores.

Quizá no sea exactamente yo la que "no sabe". Eres tú que no sabes como hacer que lo sepa...

viernes, 27 de mayo de 2011

Siempre hay un "pero"...

Desde que llegaste a mi vida sólo puedo sonreír.

El imán que es tu cuerpo me abalanza sobre ti. Busco tus labios como néctar de ambrosía, busco el calor de tus manos templando las mías.

Mi piel se estremece con el contacto de tus labios en mi espalda, y si me susurras al oído el mundo se detiene, y me acunas en él.

Estás a mi lado, con los ojos cerrados ocultando la luz de una mirada que un día me transportó a un paraíso impensable.

Me acaricias muy despacio mientras beso tu piel, suave, caliente, oyendo cómo se acelera lentamente tu respiración.

Besos cálidos, húmedos...El placer en cada roce. Mis labios...tu piel...Una sonrisa dibujada en tu mirada cuando se cruza con la mía.

Estás aquí conmigo. No hay mundo fuera, no hay nadie más.

Solos tú y yo... nuestros cuerpos danzando en una marea de pasiones que no pueden detenerse puesto que nada las domina. Son ellas las que nos poseen, nos hacen respirar atropelladamente, lanzar nuestras lenguas a jugar, nuestras manos en busca de caricias y nuestros ojos a sonreír cuando nuestros labios están ocupados.

Una marea de pasiones que nos invita a Vivir.

Pero....siempre hay un “pero”. Tú eres Capuleto y yo Montesco. ¿Sabes, a caso, qué va a ocurrir?

miércoles, 27 de abril de 2011

Querer y no poder...

Exhiliada del Paraíso...otra vez.
Nunca imaginé que deseara tanto unos labios, que al cabo de diez minutos echase de menos unas caricias, el aroma de un cuello, el sonido de una voz...

Nunca pensé que mirar al sol doliese tanto, y más tras llegar a la certeza de que nunca podré acariciar realmente su belleza.

No puedo alcanzarlo...es imposible. No puedo acercarme, no puedo mirarlo sin perderme en su inmensidad, no puedo alejarme porque no sé estar sin su calor...

Trato de olvidar que una vez miré más allá y vi su luz. Trato de averiguar cómo dejar de estar incompleta sin él...
Intento alejarme de los pensamientos que me adiccionan a su calor, que me hacen soñarlo de día y añorarlo de noche.


Es difícil tener la certeza de que un final debe llegar, que alejarse es la única solución para dejar de derramar lágrimas que nunca regarán unos pastos,que no existen ni podrán hacerlo.
Pero es igual de complicado, de hiriente para el alma, elegir el momento en el que decir: "Nunca más".

Querer y no poder....Tocar y quemarse... cuando todo está hecho para desaparecer, elegir el momento de terminar es lo más complicado.

Yo sólo sé que no quiero perderme en el vacío todavía...No me importa el mañana, sólo quiero su luz hoy...

jueves, 21 de abril de 2011

Cantos de batalla.

Al lanzarme a la batalla de esta vida de locura, parecía que tenía bastante con sólo esta armadura.
Pero las flechas poderosas de un ángel endemoniado, me llenaron de profundas heridas que sangraron mi alma.
Curarlas es complicado, pues no tengo quien lo haga, y los pocos ungüentos que las calman son fugaces y costosos.
Sólo busco de la contienda una victoria o la muerte, pues seguir en este brete me tiene ya desfallecida.



Romper las cadenas quisiera, que me aferran a sus ojos, volar libre y sin recuerdos, no anhelar ya más su aliento.

Pero sin embargo siento que no puedo alejarme de aquello que el alma me arrebata. De esa mirada certera que de mi, sin resistencia, se apodera. Condenada me tiene su voz, su abrazo. Presa con gusto me hallo, y mientras así sea, ¡que me hiera!


viernes, 8 de abril de 2011

"Sueños"

Hace calor fuera.
A penas una brisa húmeda me recorre la piel retozando al sol.
Respiro tranquila esperando el momento en que suene el timbre y escuche tu voz.

Van pasando las horas lenta y pesadamente, y al fin, vuelvo a tenerte aquí.

Me miras tímido tras un escudo que intentas mantener en pie. Pero las redes de una lujuria que tejemos inocentemente nos atrapan una vez más.

Ya no hace calor. Ahora hay fuego. Unas llamas que recorren cada poro de nuestra piel, que aceleran el corazón, que derraman los besos en nuestras bocas, en nuestros cuellos desnudos que entremezclados con alientos de pasión.

Pero no es ahora el momento. No debería haber Momento. Sin embargo...

La tentación es demasiado grande como para ignorarla.

Mi calor, tu calor. Nuestros latidos. Tu respiración. Mis movimientos entre los tuyos, y tus caricias llevando el compás.

No es nuestro momento. No puede serlo. Y sin embargo....



domingo, 3 de abril de 2011

Mirando al horizonte desde el tren...

Miro atrás y recuerdo...

...Recuerdo cómo te movías entre la luz y la sombra, intentando ignorar el calor de aquel bar que aturullaba nuestros sentidos, mientras la cerveza fría trataba de calmar una sed que no sabíamos de dónde venia.


...Los cruces furtivos de nuestras miradas, que trataban de encender un fuego que llevaba apagado en mi interior toda una eternidad.
Mi espíritu contradictorio no sabía si quería encenderlo contigo, o si ese calor que brotaba era producto de un anhelo más antiguo que el Tiempo.

Miro atrás y recuerdo...

... cómo finalmente mis ojos buscaron los tuyos. Claros. Puros.
Mis labios te susurraron unas palabras y la pregunta, mi duda, se resolvió con un beso. Dulce. Lento.
Una chispa lanzada de tu corazón al mío prendió en esa hoguera.

Me sonreíste y buscaste mi boca para beberme un poco más.

Me sentía pequeña a tu lado, pero tu abrazo me reconfortaba tanto que no me importó nada más.
Sin embargo, las tinieblas de la distancia separaron tu corazón del mío, tu cuerpo del mío. Tu vida de mí. Ya no podía ver como tu ojos, se clavaban en los míos...

A aún hoy, pese a la distancia, miro atrás y recuerdo, con una sonrisa en los labios, cuan profundo llegaste en mi alma, pues fuiste el único con valor para pronunciar ese hechizo de dos palabras que rompe la cerradura que la guarda.

viernes, 1 de abril de 2011

El eco de tu voz

"Me separo de ti con un beso diminuto en los labios, pero su eco rebota fuerte en mi corazón, como una explosión.

No hay lugar más confortable que junto al calor que desprende tu cuerpo.
No hay sonido más relajante que los compases suaves de tu corazón.

Me inquieta la idea de que ese "hasta luego" podría ser un "adiós". Pero esa sensación de que todo puede acabar mañana es lo que me hace vivir cada momento con total intensidad.

Nunca sabemos qué vamos a encontrarnos al tomar la siguiente curva en nuestro camino.
No podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Pero si de algo puedo estar segura es que lo único que sostiene mi cordura es acunarla con el eco de tu voz."

lunes, 28 de marzo de 2011

Desear lo Inalcanzable.

Inalcanzable. Intocable.

Te separa de mi abrazo una pared de cristal que el tiempo ha hecho inquebrantable.
Te veo ahí delante, sonriendo, iluminando con tu mirada un universo de oscuridad.

Imposible olvidar el momento en que te tuve en mis brazos y eras sólo mío.
Inquietante pensar qué hubiese pasado si todo fuese distinto, si hubiese llegado antes...

Te llevo en mi cabeza como una melodía eterna que se repite, que no me abandona.
Te sueño por las noches en mi cama vacía y por el día te recuerdo, te veo, te pierdo.

Inalcanzable. Intocable.

Tu corazón es un como un caballo salvaje. Lo tengo al alcance de mi mano, pero cuando intento acariciarlo huye...huye hasta los confines de un universo infinito lleno de oscuridad y luz.

Inalcanzable. Intocable.

lunes, 14 de marzo de 2011

El fin del final.

No negaré que me arrepentí de cerrar este blog desde el día que lo hice.

Hoy, y tras mucho meditarlo, he decidido recuperar este rincón.

No prometo actualizarlo asiduamente, pues las musas son caprichosas y sólo nos permiten Crear cuando creen que vale la pena.

No prometo calidad, pues como ya dije hace tiempo, éste es un lugar donde dar rienda suelta a la tinta de mi pluma, donde dejar volar mi mente, donde recordar momentos e imaginar otros aún no vividos...
Un lugar donde tú y yo podemos encontrarnos en unos versos, en unas frases.
Donde escritora y lector pueden compartir sentimientos aunque estos no sean nuestros...

Es ahora cuando siento que debo seguir los sueños que dejé de lado. Así que voy a volver a intentar llenar este Árbol de Fuego de "poesía".
Voy a ir recuperando escritos de hace tiempo, y otros nuevos que están brotando a raíz de leer los antiguos, o gracias a momentos de inspiración a raíz de una imagen, una vivencia, un sueño...

"Miedo"

"Cierro los ojos y revivo una y otra vez aquel momento furtivo.
Siento que deseo volver a besarte, pero tengo miedo...

...Miedo de perder mi cordura, de liberar ese "algo" que crece en mi corazón y que está prohibido.
Miedo de hacerte daño, de hacérmelo a mí...

¡Pero te necesito tanto!
Sin tus besos ya no tiene sentido besar.

Entiendo que tú no puedas sentir lo mismo que yo, pero...
¿cómo detener esta avalancha de sentimientos que me arrolla por dentro?

¿Cómo ocultar el brillo de mis ojos cada vez que te tengo delante?

Te necesito tanto...

Aunque el miedo me lleva a preguntarme: ¿Cómo puedo olvidarte?"



ME INSPIRAS

"Me inspiras poesía.

Tu voz dentro de mí, haciéndome vibrar al son de una melodía tan dulce, sincera...

Me inspiras ternura.

Al ver tus ojos sonriéndome sólo deseo poderte abrazar, acercarte a mi pecho y acariciarte

lentamente mientras me acunas con tu calor.

Me inspiras lujuria.

Cuando te tengo a mi lado, prohibido tocarte, un solo roce furtivo de tu piel al pasar a mi lado hace que se estremezca cada poro de mi piel.

Me inspiras vida.

Miro deseosa pero insegura, sonrío alegre pero precavida.

Disfruto del agridulce momento de tenerte cerca aunque en realidad estés tan lejos...

Quiero desplegar mis alas hacia ti, pero sé que no puedo volar.

Me inspiras..."

.